Sauzgatillo, en mallorquín Alís

<< Nunca volverás a ser hombre>>

Una mañana de septiembre en una tranquila cala rodeada de montañas y bien custodiada por esbeltos arbustos de Sauzgatillo, en mallorquín Alís, se me acercó un hombre de aspecto despreocupado que con acento isleño me dijo “Joven, si tomas la planta que estás recolectando nunca volverás a ser hombre¨ La frase atravesó mi mente causando más curiosidad que respeto. En mi mano derecha el cuchillo de recolectar y en la izquierda la planta que iba a despojarme de mi sexo.

La frase con aire a sentencia me acompañó durante unas horas y no dudé en recibirla como un regalo que la planta había decidido entregarme en forma de mensaje.

El Sauzgatillo, en latín Vitex agnus-castus, lo conocen en la isla de Mallorca como Alís y en Menorca como Aloc. Es una planta singular, de crecimiento rápido que elije vivir donde montaña y mar se tocan. Su ubicación nos refleja parte de su esencia. Sus raíces crean puentes subterráneos que unen el mar con la tierra. El campo emocional con el de la materia para enseñarnos a manejar el timón en las complicadas aguas del mundo interior.

Fue usada en tiempos pasados para liberar al hombre de sus tentaciones. Con el tronco de dicha planta se tallaban mangos de cuchillo que usados como amuletos ayudaban al hombre a luchar contra sus deseos primarios y tentaciones. Es probable que esta virtud convirtiera a la planta en uno de los remedios más usados en hogares y espacios religiosos, donde era necesario despistar a los pecados y encontrar la escalera hacia planos más elevados de conciencia.

Tierras húmedas pintan su esencia que, poderosa y picante, se eleva sin dejar de sentir su conexión con las raíces. De nuevo, volvemos a la signatura de la planta: (agua y tierra). Emociones que encuentran sustento y cobijo en la tierra. Materia que se refresca y activa con el agua creando juntas la reacción alquímica que abre las altas puertas del cielo.

Joven, si tomas la planta nunca volverás a ser hombre” ¿Qué habrá de cierto en este fulminante mensaje?

¿Qué le sucede al hombre que deja de ser hombre? ¿Y si fuera una invitación a una fiesta de máscaras donde puedes moverte y expresarte con total libertad sin juzgar ni ser juzgado?

¿Y si el Sauzgatillo, en menorquín Aloc, nos brindara la oportunidad de vestirnos con hábitos transparentes para mostrarnos tal y como somos iguales entre sexos e igual de iguales con el sexo opuesto? ¿Y si decidiera acompañarnos con su esencia hasta las puertas de un cielo donde sólo el alma está invitada a entrar? ¿Entrarías…?

Por Juan A Cànaves en Sant Joan – Mallorca

Vitex agnus castus

La Zamarrilla

Una planta de altos vuelos

<Lánzate a volar y tus alas crecerán> Con esta inspiradora frase que me dijo hace un tiempo un buen amigo empiezo a hablar de una planta que sin mover sus raíces del suelo nos hablará de las alturas.

Nuestra querida y casi olvidada Zamarrilla (Teucrium polium) conocida en las Baleares como Herba de Sant Ponç, Llendanies, Herba de pasarell, Herba cuquera o Poliol es una de las maestras que podemos encontrar en la tierra cuando toca la primavera. Crece en círculos no muy grandes creando pequeñas familias que pintan el campo con los colores del cielo. Su aceite esencial de color amarillo verdoso penetra, calma y endulza ocupando rápido y ligero el espacio aéreo.

Dioscórides lo consideró útil “para las mordeduras de serpiente, hidropesia, la ictericia y las enfermedades del bazo; relaja el viente y provoca el menstruo. En el <<Tesoro de los pobres>> del maestro Julián, se lee curiosa receta para los gusanos, la mejor que se pueda hallar y más fácil, aunque los tengas de muchos años. En el mes de mayo tomarás del masclo, a diferencia del ordinario que éste tiene lo botones blancos y olor muy fuerte más que el otro. Pondrás dentro de un lienzo delgado, de las hojas y de la flor de los cabos, y harás como un botón muy recio, y te lo atarás a los ojales de la camisa, que esté a la parte de dentro que toque a la carne, y en particular al hoyo debajo de la garganta, que experimentarás luego el remedio quedando sano”.

Se utiliza su parte aérea recolectada durante su floración en primavera y principios de verano. Su composición química es Aceite esencial, flavonoides, terpenos, esteroles e iridoides.

En cuanto a sus virtudes y propiedades, la infusión de las hojas frescas o secas trata el dolor de muelas, la diarrea y la tos. La decocción de su parte alta, fresca o seca, se usa para reducir la fiebre, como estimulante y antihelmíntico y para tratar la diabetes. La planta es estimulante y puede aliviar problemas hepáticos y espasmos abdominales. Asimismo, tanto la infusión como la decocción de la planta entera se usan para tratar la epilepsia y como analgésico y calmante.

En Egipto, la infusión de las hojas se toman en caliente para aliviar problemas intestinales y estomacales; en forma de vaos, para los resfriados y la fiebre. También es útil para tratar la viruela y para los picores. Se considera vermífuga, estimulante y se utiliza para tratar la esterilidad de las mujeres, para los resfriados, como tónico general y estimulante del apetito. Además, se emplea en problemas gastrointestinales (flatulencia, antihelmíntico) y de hígado (ictericia), así como expectorante e hipoglucémico en casos de diabetes.

Antaño, fue usada para tratar la diabetes y problemas pancreáticos.

Se han encontrado algunos casos de toxicidad hepática por consumo prolongado de la planta.

En las Pitiusas era tradición llenar de esta planta el pasillo central de las iglesias para que al entrar, fueran pisadas y así, desprender su esencia.

Es querida y abundante en la mayor de islas. Nos lleva con su esencia a un estado de calma y silencio para ayudarnos a descifrar el mensaje alojado en el corazón de Mallorca. Planta hipnótica y vivaz que invita a dejar de escuchar los viejos dictados aprendidos para empezar a escuchar la voz del corazón. Permite una limpieza y purificación emocional para poder incluir en nosotros a las personas y palabras importantes que faltan en nuestra vida.

Juan A Cánaves