Sauzgatillo, en mallorquín Alís

<< Nunca volverás a ser hombre>>

Una mañana de septiembre en una tranquila cala rodeada de montañas y bien custodiada por esbeltos arbustos de Sauzgatillo, en mallorquín Alís, se me acercó un hombre de aspecto despreocupado que con acento isleño me dijo “Joven, si tomas la planta que estás recolectando nunca volverás a ser hombre¨ La frase atravesó mi mente causando más curiosidad que respeto. En mi mano derecha el cuchillo de recolectar y en la izquierda la planta que iba a despojarme de mi sexo.

La frase con aire a sentencia me acompañó durante unas horas y no dudé en recibirla como un regalo que la planta había decidido entregarme en forma de mensaje.

El Sauzgatillo, en latín Vitex agnus-castus, lo conocen en la isla de Mallorca como Alís y en Menorca como Aloc. Es una planta singular, de crecimiento rápido que elije vivir donde montaña y mar se tocan. Su ubicación nos refleja parte de su esencia. Sus raíces crean puentes subterráneos que unen el mar con la tierra. El campo emocional con el de la materia para enseñarnos a manejar el timón en las complicadas aguas del mundo interior.

Fue usada en tiempos pasados para liberar al hombre de sus tentaciones. Con el tronco de dicha planta se tallaban mangos de cuchillo que usados como amuletos ayudaban al hombre a luchar contra sus deseos primarios y tentaciones. Es probable que esta virtud convirtiera a la planta en uno de los remedios más usados en hogares y espacios religiosos, donde era necesario despistar a los pecados y encontrar la escalera hacia planos más elevados de conciencia.

Tierras húmedas pintan su esencia que, poderosa y picante, se eleva sin dejar de sentir su conexión con las raíces. De nuevo, volvemos a la signatura de la planta: (agua y tierra). Emociones que encuentran sustento y cobijo en la tierra. Materia que se refresca y activa con el agua creando juntas la reacción alquímica que abre las altas puertas del cielo.

Joven, si tomas la planta nunca volverás a ser hombre” ¿Qué habrá de cierto en este fulminante mensaje?

¿Qué le sucede al hombre que deja de ser hombre? ¿Y si fuera una invitación a una fiesta de máscaras donde puedes moverte y expresarte con total libertad sin juzgar ni ser juzgado?

¿Y si el Sauzgatillo, en menorquín Aloc, nos brindara la oportunidad de vestirnos con hábitos transparentes para mostrarnos tal y como somos iguales entre sexos e igual de iguales con el sexo opuesto? ¿Y si decidiera acompañarnos con su esencia hasta las puertas de un cielo donde sólo el alma está invitada a entrar? ¿Entrarías…?

Por Juan A Cànaves en Sant Joan – Mallorca

Vitex agnus castus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s